Nuestro enfoque combina la orientación ontológica con los aportes de la Psicología en sus distintas orientaciones, sumando un diagnóstico científico con una técnica muy efectiva y orientada a resultados como lo es el Coaching de equipos.

Este modelo se enfoca en dos ejes fundamentales:

  • Se trabajan los modelos mentales de las personas, sistemas de creencias desde donde observan y construyen la realidad para luego analizar y reflexionar cómo desde este lugar toman decisiones, actúan y generan resultados, ampliando la observación, siendo el objetivo primordial el desarrollo de competencias y el logro de los resultados alineados a la cultura y metas organizacionales encarnados en el plan estratégico.    
  • Se analiza el modelo comunicacional y se transmiten distinciones para que las personas realicen un diseño eficaz de conversaciones con sus clientes internos y externos.  
  • Se trabajan actitudes y conductas que no son congruentes con los resultados que se quieren alcanzar y se diseñan conductas apropiadas a los objetivos que se quieren lograr con las personas y equipos.
  • Se profundizan los prejuicios que disparan emociones que influyen en la escucha, en el servicio, en el autoliderazgo y dominio emocional y en la gestión de los equipos.  
  • Se revisa el modelo de liderazgo situacional con el objeto de que la conducta del liderazgo sea la apropiada a cada integrante del equipo.  
  • Se fomenta la actitud de flexibilidad y el aprendizaje permanente tomando el feedback como la herramienta de la mejora continua.
  • Se trabajan las competencias y valores correspondientes al rol para fortalecer el desempeño en el puesto y el alineamiento con la cultura organizacional.

Nuestro trabajo se centra en la comunicación con los clientes internos y externos y los paradigmas sobre los cuales se asienta la misma, la gestión de las emociones y la inteligencia emocional, el diseño conversacional, la negociación cotidiana, el autoliderazgo y el liderazgo, el trabajo en equipo, identificando áreas de mejora, apuntando a ver su modelo de funcionamiento y trabajando para optimizar el mismo, siempre desde un enfoque sistémico.   

El MODELO OSAR muestra nuestra forma de trabajo: los resultados provienen de las acciones, con lo cual es importante revisar si las acciones están alineadas y son congruentes, coherentes con los resultados que se desean alcanzar. Esas acciones provienen del observador que somos en lo individual  y en equipo de nuestros juicios y emociones. Las emociones y estados de ánimo movilizan las acciones. Las creencias en las que se instala un individuo o un equipo van a crear los resultados. Las conversaciones internas (diálogos internos) y públicas, la forma de tomar las decisiones definirán lo que se obtiene. Por ello es preciso trabajar este modelo que proviene de la Psicología Cognitiva Conductual y adoptó el Coaching.

CONSULTAR POR ESTE SERVICIO


Menú